logo autocosmos Vende tu carro
Industria

Dos deportivos orientarán la senda eléctrica de Honda durante esta década

El fabricante japonés aspira presentar 30 modelos eléctricos antes de 2030 y realizará una potente inversión para impulsar las baterías de estado sólido.

Dos deportivos orientarán la senda eléctrica de Honda durante esta década

¿Creían que Honda se quedaría de brazos cruzados al ver cómo Toyota avanza en sus planes de electromovilidad? Claro que no. Aunque Honda era una de las marcas que más rezagada estaba al respecto, hoy reorienta el timón y pone a plena marcha un enorme proyecto que cambia su modelo de negocios.

Lo que quieren, aparte de la electrificación, es migrar el foco desde la fabricación de productos finales hacia un modelo de servicios, que es a lo que apuntan todos los fabricantes, cada uno con algún nombre comercial o concepto de mercadeo como excusa, pero lo que se pretende es poder ofrecer mejoras y soluciones, aun después de entregar un producto final. Eso hoy es más fácil, puesto que los autos eléctricos tendrán un componente digital muy fuerte.

Lo segundo es la planificación de producto y tecnologías, planes para los que se impusieron un plazo de casi 10 años y para lo que invertirán una enorme suma de dinero. Vamos por parte:

La preparación

Antes de subirse a este carro de la electromovilidad, lo que hizo Honda fue escalar su modelo de negocio y concentrarse en solidificar su propuesta actual. Esto significa que, como a futuro las inversiones en vehículos convencionales decaerán, hay que consolidar lo que tienen. Por ende, la actual gama de autos reduce a la mitad la cantidad de variantes y versiones. La idea es llegar a un tercio durante el 2025 y ello les permitirá ahorrarse 10% del costo de fabricación.

El segundo ítem es convertirse en una marca carbono neutral completa, meta que pretenden alcanzar hacia el 2050. Esto es porque Honda no solo fabrica autos, sino que también produce motocicletas, motores auxiliares, generadores, motores náuticos y de aviones. Las ventas anuales combinadas de todos estos nichos supera los 30 millones de unidades.

El planteamiento de Honda, que parece lógico, es que esto no se logra con solo reemplazar los motores por baterías, sino que hay muchos otros campos donde se debe conciliar el tema. De seguro veremos cambios en las tecnologías que emplean en la fabricación de sus productos, así como en procesos y materiales sustentables.

Un paréntesis, Honda antes separaba sus líneas de trabajo entre motos, autos y productos motorizados. Esto ya no será más así, puesto que el foco estará en las tecnologías que la marca pretende impulsar, así que su gama de productos se separará en: productos y servicios electrificados, baterías, energía, hidrógeno, tecnologías conectadas y paquetes móviles de poder. 

Las baterías

A corto plazo, Honda mantendrá sus alianzas en distintas zonas, con el fin de disponer de baterías a la mano cerca de todas sus plantas. En Norteamérica se conservará la alianza con GM para obtener las baterías Ultium, sin descartar una potencial segunda alianza para producir más baterías con tecnologías propias. En China, los socios de Honda seguirán siendo CATL y en Japón, Envision AESC proporcionará baterías para los kei car de la marca.

Pero desde el 2025 en adelante, otra será la historia. Honda destinará 43 billones de yenes en investigación, desarrollo y la fabricación de una planta para las baterías en estado sólido de nueva tecnología.

Los autos

Honda quiere ofrecer hasta 30 modelos eléctricos a escala global de aquí al 2030, desde modelos utilitarios muy pequeños hasta autos especiales, de alta gama o deportivos, que demuestren el potencial de la marca. La producción completa escalará hacia los dos millones de unidades anuales, cifra que suponemos aumentará progresivamente.

Durante la primera mitad de la década veremos los primeros modelos eléctricos de la marca y todos en diferentes segmentos. Por ejemplo, en Norteamérica debutará el Honda Prologue y un segundo modelo para Acura, ambos SUVs eléctricos desarrollados en conjunto con GM. En Japón, el foco serán los kei car de uso comercial y luego modelos muy compactos de uso personal, todos con un costo muy asequible. El caso de China es diferente y es donde Honda pretende sacar la ventaja con la introducción de hasta diez modelos nuevos de aquí al 2027.

Honda cree que la popularización de los autos eléctricos se dará desde el 2025 en adelante, al menos en los mercados más importantes, así que en esta segunda parte del plan se centrarán en el despliegue de modelos que utilicen la nueva arquitectura Honda e, pero también en potenciar la alianza con GM donde los autos eléctricos tengan un precio y un rango muy competitivo versus modelos impulsados por motores convencionales. Honda abrirá dos plantas nuevas para autos eléctricos en China: una en Guangzhou y la otra en Wuhan, más una nueva línea de ensamble en Norteamérica.

La conectividad y el desarrollo de software

Para usar el mismo lenguaje que emplean nuestros colegas periodistas especializados en tecnología, el plan de Honda es que sus autos y motos se conviertan en "terminales", tal como hoy se les denomina a los gadgets o celulares. Aquí estarán las mayores inversiones en recursos humanos (externalización) y las alianzas con otras compañías y start-ups, con el fin de promover la interoperabilidad y la conectividad.

El presupuesto de Honda

  • Honda destinará ocho trillones de yenes en su departamento de investigación y desarrollo. Cinco trillones de tal capital se orientarán exclusivamente a las áreas de electrificación y software.
  • Un trillón de yenes aparte, se destinará durante los próximos diez años a temas de nueva tecnología y desarrollos orientados con la circulación de recursos, con el fin de generar una estrategia mucho más conectada y adecuada para la gama de productos que se llegarán.
  • Honda destinará 10 billones de yenes anualmente a la inversión, especialmente si se trata de hacer alianzas con start-ups que desarrollen tecnologías avanzadas y nuevos modelos de negocio.

A lo que vinimos: los deportivos

Dos de los 30 modelos eléctricos que ya mencionamos, serán deportivos. Uno, de seguro será la próxima generación del NSX y el segundo, se trata de un modelo más asequible y especifico. Estos productos serán el alma de la marca y se desarrollan justamente para que las personas no se olviden que Honda forjó su fama con modelos entretenidos de manejar, que inspiran desempeño y que llevan los mejores avances tecnológicos de la marca.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas