logo autocosmos Vende tu carro
Novedades

Mazda hace la presentación de su totalmente nuevo CX-60

Se trata del sexto modelo de su gama SUV, el cual busca posicionarse por encima del actual CX-5.

Mazda hace la presentación de su totalmente nuevo CX-60

El fabricante japonés estrena en sociedad el totalmente nuevo CX-60 y lo define como "el modelo más importante para Mazda en más de una década". Dicen sus voceros que será un referente, porque representa todo lo que la marca ha incorporado a su ADN a lo largo de los años: "un diseño extraordinario, tanto en el exterior como en el interior, con acabados según la mejor tradición japonesa: tecnologías avanzadas orientadas al ser humano y una gama de motorizaciones de última generación".

Para hacerse una idea, es el segundo de los cuatro nuevos SUV que Mazda anunció hace solo unos meses, y tras el CX-50 exclusivo para Norteamérica, este será un modelo global, pero no hay que ilusionarse con verlo pronto en nuestro mercado. Además, estrena el primer sistema híbrido enchufable (PHEV) de la compañía, aunque apostamos a que no cruzará el Atlántico hacia nuestros países.

Todo nuevo

Para Mazda, todo parte por la nueva plataforma Skyactiv Scalable Architecture Large, que se estrena en este modelo y que permite colocar los motores en posición longitudinal, ofrecer tracción trasera o total, así como contar con la posibilidad de electrificación a varias escalas y con la batería instalada entre los ejes. Esta será la base de todos los modelos del segmento medio hacia arriba que lleguen a futuro, incluidos cinco modelos electrificados.

Esta moderna plataforma promete un centro de gravedad más bajo, una carrocería ultrarrígida, suspensiones totalmente independientes (McPheron adelante y multilink atrás), y una actitud deportiva y divertida de manejo. Mazda indica que contará con un sistema de reparto selectivo e inteligente del torque (KPC), que frena ligeramente la rueda trasera interior en las curvas para reducir la inclinación lateral de la carrocería.

Por dimensiones, el CX-60 se ubica entre los actuales CX-5 y CX-9, con 4,75 metros de largo, 1,89 metros de ancho, 1,67 metros de alto y 2,87 metros de distancia entre los ejes, por lo que ofrece un baúl de generosos 570 litros de capacidad, ampliable hasta los 1.726 litros si se abaten los asientos traseros.

Sin duda, el diseño nos recuerda al recién estrenado CX-50, aunque en este caso es más grande y elegante, menos agresivo que el modelo estadounidense. Eso se nota en su capó más alto y su parrilla más pronunciada, pero también en diversas soluciones estéticas del exterior. Mazda indica que se trata de una evolución del diseño Kodo, que explota el concepto japonés del Ma, "que representa la sosegada y majestuosa belleza del espacio vacío".

Los grupos ópticos también son distintos en ambos modelos; acá, más elegantes y con la firma lumínica sin cristal protector que se une a la parrilla, así como un parachoques más robusto y angular, que luce diversas entradas de aire muy deportivas. También los guardabarros son distintos, con más lámina del color de la carrocería y menos plástico. En la zaga, el parachoques del CX-60 es más elegante, cuenta con doble salida de escape y luces de diseño exclusivo.

Digamos que mientras el CX-50 apuesta por la aventura, el CX-60 va por la ciudad. 

Interior premium

Considerando que Mazda anticipa desde hace rato que quiere convertirse en una marca premium, es más o menos esperable encontrarnos con un habitáculo bastante lujoso y muy tecnológico.

El diseño interior es elegante y muy cuidado, con guiños a la estética japonesa en el uso de texturas y materiales combinados. En este caso, dependiendo de la versión, combina madera de arce, cuero napa, tejidos japoneses y detalles cromados. "También está presente el musubu o el arte de anudar y conectar, que sirvió de inspiración para los detalles de las costuras del panel del tablero", indica Mazda en su comunicado.

El diseño juega con la asimetría y las irregularidades intencionadas (concepto estético llamado hacho), con tejidos hechos con distintos tipos de fibras y patrones, así como con juegos de luces ambientales que van a tono.

En cuanto a tecnologías, Mazda mantiene su diseño orientado al conductor para mejorar la experiencia de conducción. La marca estrena en este auto un sistema de personalización que reconoce al conductor de turno y ajusta en forma automática parámetros como posición del asiento, volante y espejos, la pantalla del head-up display e incluso la configuración del sistema de sonido y la climatización.

De serie, el tablero luce un cuadro de instrumentos digital asociado (pero separado físicamente) de una pantalla central para el infoentretenimiento, ambas de 12,3”. La consola central es limpia y muy bella, con un mando central para el sistema Mazda Connect, asociado a algunos botones de acceso directo y una palanca de cambios muy llamativa.

Cuenta con conectividad inalámbrica para Apple CarPlay y Android Auto, cargadores de teléfonos por inducción, sistema de audio Bose con supresión de sonidos periféricos, cámara de visión periférica 360° y las asistencias del i-Activsense, que incluye control crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de intersecciones, detección de peatones traseros y mantenimiento de carril, entre muchas otras. 

Además, cuenta con nuevos modos de conducción denominados EV, Normal, Sport, Offroad, Offroad Traction y Trailer.

Las nuevas mecánicas

Tal como dijimos antes, el Mazda CX-60 estrena un inédito sistema híbrido enchufable que la marca denomina e-Skyactiv PHEV. Este será el primero de una serie de modelos híbridos enchufables que la marca introducirá en Europa.

El sistema combina un motor de gasolina Skyactiv-G de cuatro cilindros e inyección directa de 2,5 litros, con un motor eléctrico de 100 kW (134 Hp), que se alimenta de una batería de alta capacidad de 17,8 kWh y 355 V, todo gestionado por una nueva transmisión automática de ocho velocidades y un sistema de tracción integral permanente con transferencia de par entre ejes.

El sistema ofrece en total 327 hp de potencia y 500 Nm de torque, lo que convierte al Mazda CX-60 PHEV en el modelo de producción en serie más potente de la historia de la compañía. Mazda indica que permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos, nada mal para un auto de dos toneladas de peso.

Lo mejor es que el CX-60 PHEV homologa un consumo mixto en ciclo WLTP de poco más de 250 km/galón y emisiones de CO2 de 33 g/km, clave pensando en la nueva normativa medioambiental.

El nuevo SUV híbrido permite una conducción totalmente eléctrica por 63 kilómetros, siempre que se maneje por debajo de los 100 km/h. La batería se puede cargar al 100% en sólo cuatro horas desde un enchufe domiciliario.

El nuevo Mazda CX-60 e-SKYACTIV PHEV se pondrá a la venta inicialmente en Japón en el mes de abril, y en Europa debería desembarcar hacia mediados de año.

Para fines de año, la marca quiere agregar a la oferta una versión Skyactive-D, el turbodiésel de seis cilindros y 3.3 litros, que cuenta con micro hibdridación de 48v. E iniciando 2023 se sumará el gasolinro e-Skyactiv X de 3.0 litros y seis cilindros en línea.  Ambos motores estarán acoplados a la misma transmisión automática de ocho velocidades y sistema i-Activ All-Wheel Drive, aunque también se ofrecerán con tracción trasera.

Mazda CX-60 PHEV

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas