logo autocosmos Vende tu carro
Test drive

Prueba de manejo Hyundai Kona Híbrida, tan eficiente como atractiva

Este vistoso SUV llega con mucho estilo y espíritu ecológico para complementar la oferta de Creta y Tucson.

Prueba de manejo Hyundai Kona Híbrida, tan eficiente como atractiva

En el 2021, Hyundai tuvo un año muy favorable, no solo por el buen recibimiento que tuvo en el país la cuarta generación del SUV Tucson, sino además porque el fabricante surcoreano obtuvo el mayor crecimiento del mercado local: 114%, al matricular un total de 7.184 unidades y con ello alcanzó un 3% de participación de mercado.

Este año, Hyundai aspira comercializar unos 9.000 vehículos en Colombia, quiere quedarse con el 3,5% de la torta del mercado y espera presentar tres novedades, siendo la primera de ellas la nueva Kona, un SUV híbrido compacto que arriba relativamente tarde a nuestro país, pues Argentina fue el primer mercado de la región donde se presentó, a principios de 2019.

Para empezar, digamos que la marca oriental juega una carta ganadora al apuntarle en forma simultánea a dos de los segmentos que más crecen en el mercado local: híbridos (248% de variación con respecto a 2020) y utilitarios recreativos (48,3%). En ese contexto, son los híbridos ligeros (mild hybrid) los modelos que sacan mejor provecho de este auge por las tecnologías limpias en el país, debido a que resultan más atractivos por favorecerse de los beneficios tributarios y librarse de las restricciones en movilidad, sin tener necesidad de recargarse de forma externa, como les toca a los híbridos enchufables (PHEV).

A diferencia de su hermana Creta, que se concibió para mercados emergentes, la Hyundai Kona se desarrolló como un modelo global, pensado más que nada para la gente con espíritu joven de Estados Unidos y Europa. Esto explica que su oferta resulte realmente destacada en los apartados de diseño, desempeño, seguridad y equipamiento.

Hyundai Kona Híbrida: exterior

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos más destacados de este modelo es su estética, que ofrece un conjunto moderno y fresco. Lo interesante es que los diseñadores lograron dotarla de una personalidad muy juvenil y vital sin emplear tanto trazo radical; en realidad, este modelo se destaca por tener una línea de hombros ascendente, por la gran parrilla de trama poco tupida (que se extiende hasta cubrir buena parte del parachoques) y por la presencia de unidades ópticas independientes, una tendencia que se impone cada vez más.

En cuanto a dimensiones, con 4.295 milímetros de largo, 1.800 mm de ancho y 1.565 mm de altura, la Kona resulta 290 mm más corta, 82 mm más angosta y 285 mm más baja que la Ford Escape Híbrida. Por su parte, con respecto al Niro, su primo “hibridizado” de Kia, la Kona resulta 60 mm más corta, es apenas cinco milímetros más estrecha y tiene 20 mm más de altura. Sus medidas la hacen ideal para circular por tramos urbanos estrechos.

Un aspecto a favor de la nueva Kona es ese aire desenfadado y dinámico que ofrece su carrocería, acertadamente decorada con extensiones y protectores negros que se ubican en los pasos de rueda, los parachoques y las zonas bajas laterales. Una particularidad de la versión Premium (la que tuvimos a prueba) es que incluye techo bitono negro, que juega al contraste con el color de la carrocería.

Exteriormente, otros elementos que diferencian la versión Premium de la Limited, es que la primera no incluye sun roof, ni espejos exteriores del color de la carrocería y adopta rines de 16”, en lugar de los aros de 18” de tipo bitono que incluye la versión más equipada. En todo caso, pese a su imagen aventurera, los 165 milímetros de altura al suelo que tiene esta camioneta la orientan a la aventura urbana y le permiten hacer una que otra incursión por el escarpado ligero, considerando además que solo está disponible con tracción 4x2.

Hyundai Kona Híbrida: interior y equipamiento

La camioneta híbrida de Hyundai tiene 2.600 milímetros de distancia entre ejes, esto son 110 y 100 mm menos de los que ofrecen la Ford Escape y el Kia Niro, respectivamente. Gracias a la buena adecuación del habitáculo hay espacio justo hasta para cinco ocupantes; en todo caso, la comodidad de la quinta plaza está condicionada por la extensión de la consola central, si bien se destaca que hay suficiente espacio para las piernas de todos los ocupantes.

En la versión Premium, los tapizados en tela (son de cuero en el modelo Limited) ofrecen muy buen nivel de comodidad y sujeción, particularmente en las plazas delanteras, que disponen de ajuste manual (tampoco hay reglaje eléctrico en la Limited), incluido altura, inclinación y profundidad, falta el reglaje lumbar, que sí existe en la versión más completa.

El puesto de conducción es posible acomodarlo muy abajo, casi al nivel que lograríamos en un modelo deportivo y allí se obtiene muy buena visibilidad en todos los ángulos; en igual sentido, la Kona se favorece por tener un timón ajustable en altura y profundidad, pero solo dispone de levas de cambio en la versión Limited.

A diferencia de la arriesgada propuesta estética de la carrocería, el habitáculo de la camioneta híbrida de Hyundai luce mucho más tradicional y sobrio. En general, en la cabina predomina el juego de tonos grises, que se matizan con sutiles notas cromadas para decorar el exterior de las salidas circulares del aire, algunos controles, las manijas de las puertas y el contorno de la base de la palanca de cambios, la cual es muy corta y reposa sobre una consola que resulta particularmente alta, pero bien orientada hacia el conductor.

Hay un criterio práctico y funcional en el arreglo del habitáculo, por lo que se opta por la integración de una buena selección de plásticos blandos y duros que, en conjunto, transmiten una percepción de calidad; se sienten adecuados al tacto y tienen excelente ajuste, lo que además favorece el bajo nivel de ruido al transitar.

El protagonismo de la cabina se lo roba la pantalla de tipo flotante del sistema de infoentretenimiento, pero no por las 8 pulgadas que tiene, sino porque su suporte tiene un amplio marco en los laterales que nos parece algo excesivo. La mayoría de controladores son de contacto y los únicos botones (los del sistema multimedia y los del A/C) son de gentil gestión.

Entre los recursos de bienestar y conveniencia a bordo de la versión Premium se destacan: vidrios eléctricos en las cuatro puertas, cuadro de instrumentos con pantalla de 4,2”, control crucero, Bluetooth con reconocimiento de voz, aire acondicionado automático, cámara de reversa con guías dinámicas, compatibilidad con CarPlay y Android Auto, así como acceso y encendido sin llave, entre otros.

Por otra parte, digamos que los 374 litros de carga disponibles en el baúl (1.156 con las sillas traseras abatidas, en proporción 60:40) resultan algo escasos para las necesidades familiares, considerando que algunos de sus rivales de la camada híbrida ofrecen más, como el Kia Niro (436 litros).

Hyundai Kona Híbrida: mecánica y seguridad

Bajo el capó de la Hyundai Kona tenemos de base un motor cuatro cilindros de gasolina de 1,6 litros, que genera una potencia máxima de 103,5 caballos a 5.700 rpm y un torque máximo de 147 Nm a 4.000 giros. Esto se acompaña con un esquema mild hybrid de 240 voltios, liderado por un propulsor eléctrico que aporta 43 caballos y 170 Nm de torque, el cual se alimenta con una batería de iones de litio de 1,56 kWh de capacidad.

El esquema se regula a través de una transmisión automática de doble embrague, que realmente agiliza y suaviza mucho la transición de las seis marchas disponibles.

Exprimiendo esta camioneta en el punto máximo de poderío tenemos una relación peso/potencia de 9,42 kilos por cada caballo, nada mal para sus pretensiones, y muy cercana a lo que ofrecen, por ejemplo, Kia Niro (9,61 kg/hp) y Ford Escape (8,88 kg/hp).

En materia de seguridad, la Hyundai Kona se precia haber logrado las cinco estrellas en EuroNCAP y quedarse con el Top Safety Pick+ de IIHS, (Estados Unidos). En el caso de la versión de entrada, el listado de recursos de protección incluye: frenos de disco con ABS y EBD, control de estabilidad, asistente de arranque en pendientes, sensores de luces y de lluvia, monitoreo de presión de llantas, seis airbags y anclajes Isofix, entre otros.

Hyundai Kona Híbrida: desempeño

La Hyundai Kona tiene un desempeño conveniente para su cometido como SUV urbano, que es donde sale a brillar el esquema híbrido ligero; ese contexto es el que favorece más el ahorro de combustible (en nuestra prueba el consumo mixto estimado estuvo por encima de los 70 km/galón), en la medida que se aproveche el torque adicional en las arrancadas y se optimice la frenada regenerativa para detener el vehículo y recargar en consecuencia la batería del sistema híbrido.

Como se ha vuelto norma en los vehículos electrificados, en el cuadro de instrumentos el tacómetro se reemplaza por un visualizador que permite advertir la gestión en tiempo real que desarrolla el esquema híbrido en ese momento. Como todo, esto tiene pros y contras. A favor, el usuario aplicado aprende a llevar por más tiempo en la franja verde (Eco) el vehículo, con aceleraciones progresivas y calculadas.

El punto en contra es que, cuando se lleva la transmisión en modo Sport (una llamativa forma de designar el mando secuencial), las transiciones de marcha se deben hacer a “oído” (solo con la palanca de cambios, porque las levas en el volante se reservan para la versión Limited), debido a que no hay forma de visualizar el régimen al que gira el motor.

En modo Eco, la progresión de las cuatro primeras marchas requiere algo de tiempo y espacio para lograr el comportamiento dinámico ideal en terreno plano; cuando se superan los 50 km/h la quinta y sexta marchas entran a jugar para favorecer el consumo. Por su parte, en tramos de carretera con pendientes, es casi que necesario recurrir al modo Sport para aprovechar mejor las primeras relaciones, que son las que mejor aprovechan la entrega del motor en esas condiciones.

El tacto y la sensibilidad de la dirección electroasistida, así como la gestión del esquema de frenos de disco son más que destacables en la Kona, por lo que favorecen una conducción muy relajada. Por su parte, el reglaje de la suspensión (de tipo McPherson adelante y multibrazo atrás) nos parece que se pasa un punto de firme para nuestras vías y por ello tiende a transmitir de más a la cabina el paso sobre baches pronunciados, pero eso no afecta la comodidad de los ocupantes y brinda una adecuada tenida en la vía.

Elkin Chávez recomienda

Cuentanos que opinas