logo autocosmos Vende tu carro
Test drive

Seat Tarraco 2021, prueba de manejo a un SUV con verdadero sabor familiar

Cuando la comodidad, el espacio y la tecnología se confabulan a tu favor.

Seat Tarraco 2021, prueba de manejo a un SUV con verdadero sabor familiar

Al cierre del 2020, Seat, el fabricante de origen español, cerró el año en el puesto 31° de la clasificación general de las marcas más vendidas en el mercado colombiano, con un total acumulado de 503 unidades, que representan una contracción de -13,1% con respecto al 2019, según el más reciente informe del sector entregado por Fenalco - Andi.

A simple vista, cualquiera podría decir que el balance es pobre; sin embargo, considerando lo atípico que fue 2020, la verdad es que el saldo es más que favorable. En primer lugar, recordemos que el decrecimiento del sector generado por la pandemia es del orden del 28,5%.

En segunda instancia, lo que no nos dice una revisión superficial; por ejemplo, es que al cierre de noviembre pasado, Seat Colombia aumentó el número de entregas de vehículos en 30% frente al mismo mes de 2019, y 27% más frente a octubre del año pasado.

Otro argumento para defender la estrategia local de la marca de Martorell fueron las dos importantes noticias con las que cerró el año: la presentación de la nueva versión TSI de su SUV compacto Ateca y la llegada al país de la Tarraco, un enorme vehículo con el que Seat entra a competir en el segmento de camionetas familiares de gran tamaño en el país.

Seat Tarraco: antecedentes

Hasta hace algunos años, Seat no tenía la posibilidad de ofrecer una gama completa de camionetas y es justo ahora, cuando los SUV están al alza, que la firma española decidió aprovechar la oportunidad, con base en las necesidades de los usuarios, para completar su abanico de opciones.

Anteriormente, solo conocíamos ejemplares como Seat Alhambra (una minivan que vio la luz en 1996 y que todavía se vende en Europa) y el Seat Altea, monovolumen que más bien era un León de segunda generación con un centro de gravedad alto, producido del 2004 al 2015.

Posteriormente se dio entrada a Ateca, en el año de 2016, que llegaría para completar la gama de productos de la marca y desencadenaría una serie de nuevos ejemplares que irían cubriendo cada uno de los nichos de este competido segmento.

En 2017 llegó Arona, SUV urbano fabricado bajo la misma plataforma del Ibiza y posteriormente el turno fue para Seat Tarraco, SUV que internacionalmente se promociona hasta para siete pasajeros y resulta ideal para quien busca mayor amplitud, comodidad y espacio de carga.

El nombre de esta camioneta se inspira en la ciudad española de Tarragona y se eligió mediante una encuesta realizada entre los aficionados a la marca.

Seat Tarraco: diseño y dimensiones

Tarraco exhibe la estética de los futuros modelos de la marca, destacando un frontal con una parrilla cromada en forma trapezoidal, faros más delgados con tecnología Full LED y luz diurna en forma triangular, así como faros antiniebla en ambos extremos con luz de giro y trazos de carácter bien marcadas en el capó.

En la parte trasera, lo más vistoso es que la zaga se une por encima del logo de la puerta del baúl, mientras que en los laterales resaltan los vistosos rines bitono de aleación de 19 pulgadas, con un diseño muy llamativo.

Este vehículo, así como su primo el Volkswagen Tiguan, está montado sobre la plataforma MQB A+ y es fabricado en la planta de Wolfsburg perteneciente al Grupo Volkswagen, lo que quiere decir que las unidades que se comercializan en Colombia vienen directamente desde Alemania.

Las generosas dimensiones de la Tarraco anticipan el buen espacio que reserva al interior: 4.735 mm de largo, 1.839 mm de ancho, 1,658 mm de alto y 2.790 mm de distancia entre ejes; en este caso, por ejemplo, es 94 mm más larga, 67 mm más angosta, 12 mm más alta y tiene 50 mm menos de distancia entre ejes que la Peugeot 5008.

Seat Tarraco: interior y equipamiento

Es importante señalar que actualmente solo está disponible en Colombia la versión Xcellence ($134.990.000), que viene dotada de mucha tecnología para ofrecer la mayor comodidad posible, pero que no dispone de la opción de las siete plazas; en todo caso, los representantes señalan que estudian la demanda que pueda existir de esa configuración para traerla a futuro.

El interior de la camioneta familiar de Seat resulta acertadamente sobrio y funcional, cada elemento está dispuesto de la forma adecuada para hacer uso de las amenidades. Si hablamos de los materiales, considero que se nota una gran diferencia con respecto a su prima Tiguan, los plásticos son duros pero agradables al tacto y los insertos cromados que decoran el volante, el tablero y la consola central le dan un toque vistoso.

El habitáculo es congruente con su oferta familiar, por lo que hay espacio de sobra en todas las plazas; por ejemplo, en el puesto del conductor hay 89 centímetros de distancia entre la silla y el techo, que garantizan total comodidad para usuarios de cualquier contextura.

Así mismo, se dispone de 760 litros de capacidad en el baúl (hay 702 L en el Peugeot 5008 y 847 L en la Chevrolet Equinox), que tiene un área de acceso de 110 centímetros de ancho y hasta un metro de profundidad. En materia de espacio disponible, laTarraco realmente se destaca.

Veamos los recursos abordo. El tablero de instrumentos es digital y equipa una pantalla de 10,25 pulgadas (26 cm), mientras que el sistema de infoentretenimiento adopta un monitor flotante de 9,2 pulgadas (compatible con Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link), que carece de botones; todo es táctil y exige tiempo y práctica para acostumbrarse a su gestión.

Por su parte, el sistema de audio está compuesto por un set de ocho parlantes y también incluye cargador inalámbrico de celular, climatización de tres zonas (ideal si, por ejemplo, se quiere llevar la mascota en el área de carga), techo panorámico de cristal (favorece en gran medida la claridad al interior), mesas plegables (de 36 cm x 23,5 cm) en los respaldos de las deportivas sillas delanteras, acceso y botón de encendido, sensores de luz y de lluvia, iluminación interior LED, tapicería y timón en cuero con levas de cambio, cierre eléctrico del baúl con función manos libres, control crucero y guantera refrigerada, entre otros.

Seat Tarraco: seguridad

Considerando su orientación familiar, esta camioneta no escatima en ofrecer un completo arsenal de recursos y asistencias de protección; de hecho, está avalada por las cinco estrellas Latin NCAP en este apartado.

Incluye siete airbags, frenos ABS, control de estabilidad, control de tracción, frenos de disco en las cuatro ruedas, freno de mano electrónico con función Auto-Hold, diferencial electrónico autoblocante, detector de fatiga, sensor para monitorear las llantas, asistente de luz en carretera y asistente de parqueo, que lo hacen uno de los más equipados del segmento.

Algo que nos hubiera gustado es la incorporación del frenado automático de emergencia (Front Assist), amenidad que se incluye en las versiones europeas, pero, en todo caso, consideramos que Seat hizo un gran trabajo al dotar a su camioneta más grande con un repertorio muy completo de seguridad.

Seat Tarraco: mecánica y desempeño

Para el tren motriz se eligió un bloque de contenida cilindrada (cuatro cilindros de 1.395 cc), que se alimenta con un turbocargador para generar 150 caballos de potencia y 250 Nm de torque, disponibles entre las 1.500 rpm y 3.500 rpm; la tracción viene de las ruedas delanteras y la transmisión está a cargo de una unidad automática de doble embrague y seis cambios (DSG).

Cuenta además con cuatro modos de manejo, que se gestionan a través de una perilla rotatoria: modo Eco, para un óptimo rendimiento de combustible, Normal para el uso cotidiano, Sport para exprimirle todo el jugo al motor y ofrecer el mejor desempeño dinámico del vehículo y modo Individual, que permite configurar de acuerdo con las preferencias de manejo.

El Tiguan Allspace y la Tarraco tienen el motor más pequeño de la parcela; por ejemplo, la Chevrolet Equinox tiene un 1,5 L de 170 hp, la Peugeot 5008 acoge un 1,6 L de 165 hp y el Renault Koleos adopta un 2,5 L de 170 equinos; sin embargo, salvo los 275 Nm de la Equinox Premier, la familiar de Seat ofrece un destacado torque, que se debe aprovechar para sacarle máximo provecho a su propuesta.

Frente a una carrocería realmente grande, muchos pueden suponer erróneamente que el 1,4 litros se queda corto para atender sus demandas. La verdad es que los “arrancones” nunca serán el fuerte de esta camioneta; sin embargo, se debe recordar que, al tener vocación familiar, aquí el tema no es ganar carreras, sino llegar bien y seguros.

Superar la inercia, y más si ello se hace en pendiente, le cuesta esfuerzo a la camioneta más grande de Seat, pero hay que aprender a dosificar el motor, que luego de superar el turbo lag realmente se comporta muy competente; obviamente, se le saca más brillo a este propulsor en un modelo como el Ateca, considerando que pesa 250 kilos menos que su hermana mayor.

Sin duda, la Tarraco ofrece un buen manejo, algunas veces hasta se podría calificar de divertido, sobre todo al llevarla en modo Sport y jugando con las levas, algo simpático al tratarse de un SUV de semejante tamaño. Por su parte, el esquema de suspensión (McPherson, adelante y multilink atrás) tiene una calibración un tanto seca para nuestra accidentada geografía, pero aguanta para favorecer la maniobrabilidad y absorción de impactos al caer en un bache.

Es síntesis, Tarraco sorprende por su generoso espacio, por su buen surtido de recursos, por su oferta de seguridad y por un manejo congruente con su perfil familiar; además de ofrecer un rendimiento de combustible decente, pues en ciclo combinado nos otorga un consumo aproximado de 42,5 km/galón. La camioneta más grande de Seat cumple y de qué manera.

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas