Novedades

¿Lexus también produce manzanas?

La marca de lujo de Toyota sobresale por el detalle en su proceso de manufactura.

¿Lexus también produce manzanas?

Aunque muchos lo desconozcan, la marca de autos Lexus apropia su filosofía de atención al detalle en la producción de manzanas.

Como parte de su labor de compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente, la marca japonesa creó un proyecto de cultivo de manzanas en la Sierra de Alcarama en La Rioja Baja, España, declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera.

Dentro de ese entorno natural, con arroyos de montaña de agua cristalina de gran pureza y con un microclima único, que otorga a los frutos su característico sabor, color y aroma, Lexus decidió crear un centro de producción y recolección de manzanas de primera calidad.

Como parte de su carácter exclusivo, para elaborar las Manzanas Lexus se procede al etiquetado manual e individual de adhesivos con el logo de Lexus en cada fruto aun sin madurar.

Este proceso se lleva a cabo durante junio y julio sobre la propia corteza de las manzanas y en el punto de mayor incidencia de luz.

Agricultura Omotenashi

La obsesión por dar el mejor trato a los clientes a través del concepto de omotenashi (hospitalidad), se traslada también a los criterios de producción, que busca un cultivo sostenible, equilibrado y respetuoso con el medio ambiente, rigiéndose bajo las directrices de la producción integrada y la agricultura ecológica.

Lo anterior da como resultado la Manzana Fuji, de pulpa firme, crujiente y dulce, la mejor representación de calidad superior y de auténtico sabor a manzana. Su cultivo en la alta montaña, donde la temperatura varía unos 20 grados centígrados entre la noche y el día, le confieren mayor dulzor, intenso tono rojo y mayor durabilidad.

Manzana de calidad suprema

Como en todos los procesos de atención al cliente de Lexus, se persigue la excelencia de las manzanas Lexus, convencidos de que menos es más. Durante la floración, se esclarecen los brotes de las ramas para producir menos frutos, pero de mayor calidad.

De manera manual se recolectan los frutos, eligiendo solo aquellos que están en su punto justo de madurez, dejando que el resto sigan su curso natural hasta la siguiente recolección.

Luis Hernández recomienda