Industria

Renault-Sofasa reanuda operación industrial y comercial

La medida se toma tras implementar todos los protocolos exigidos por el gobierno; así mismo, reabre la red de concesionarios y los talleres autorizados.

Renault-Sofasa reanuda operación industrial y comercial

A partir de la fecha, Renault-Sofasa retoma la operación industrial en su planta de producción en Envigado, Antioquia. En tal sentido, la compañía adecuó sus instalaciones para cumplir con todos los protocolos de bioseguridad establecidos por el Gobierno Nacional y por el Groupe Renault.

Las medidas adoptadas contemplan, entre otras: medición de temperatura, distancia mínima en el transporte empresarial, uso de mascarilla quirúrgica, respeto de la distancia mínima en puestos de trabajo y espacios colectivos, así como mantener más de un metro de distanciamiento social en las instalaciones.

También se aplicarán constantemente medidas preventivas de higiene (lavado de manos, gel antibacterial); no se realizarán reuniones presenciales, se intensificarán los protocolos de desinfección y se le hará seguimiento diario y acompañamiento al estado de salud de los colaboradores. La marca también informa que el personal administrativo permanecerá ejerciendo sus labores en la modalidad de trabajo remoto en casa.

Vuelven a activarse concesionarios y talleres

Por otra parte, se informa que los concesionarios y talleres autorizados de la red nacional Renault se prepararon y trabajaron para implementar las medidas que les permiten reanudar actividades, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad que salvaguarden la salud y bienestar de clientes y empleados. La mayor parte de la red abre sus puertas, sujetos a la validación de las alcaldías locales.

Algunas de las medidas que se tomaron y que son de obligatorio cumplimiento, incluyen: medición de temperatura corporal a los empleados del concesionario, uso de tapabocas obligatorio para todo el personal, alertas audibles para el lavado frecuente de manos del personal que esté dentro del concesionario, toma de temperatura al cliente que llega, solicitud de lavado de manos y desinfección de los zapatos en un tapete dispuesto para tal fin.

En vitrinas habrá oferta de tapabocas para el cliente que llegue sin ese elemento, se hará registro de cada visitante (solo se permitirá un cliente por cada asesor comercial que tenga la sala de ventas) y la atención implica una distancia sugerida de dos metros. Además, se dispondrá de un bolígrafo por cada cliente, gel antibacterial, desinfección de las zonas de contacto del vehículo (en presencia del cliente) y se optará por el envío de catálogos digitales y no físicos.

Elkin Chávez recomienda