Tecnología

Así funciona la transmisión automática predictiva de Kia y Hyundai

Tecnologías de la información y la comunicación (ITC) seleccionan en forma automática la marcha ideal en función de las condiciones anticipadas de la vía y el tráfico.

Así funciona la transmisión automática predictiva de Kia y Hyundai

En su intención de desarrollar automóviles más eficientes, Hyundai y Kia han desarrollado el primer sistema predictivo de información enlazado a la transmisión automática, mediante conexión con tecnologías de la información y comunicación (Information and Communication Technology - ICT).

Básicamente, esta innovación hace que la caja de cambios cambie de manera automática a la marcha óptima después de identificar las condiciones de la vía y del tráfico. En general, este sistema funciona de manera similar al de BMW, adaptando de manera anticipada la rigidez de la suspensión por medio del GPS y con una serie de radares.

Aunque las tecnologías utilizadas para cambiar automáticamente de marcha dependen de las preferencias de conducción, este nuevo sistema enlazado a la transmisión es el primer dispositivo que utiliza la tecnología de información y comunicación para realizar tal gestión.

Por medio de un software inteligente presente en la unidad de control de la caja de cambios (Transmission Control Unit - TCU), el sistema captura e interpreta en tiempo real los datos del navegador, así como la información procedente de las cámaras y radares que se utilizan para el funcionamiento del control de crucero inteligente.

Entre los datos de la navegación está la altura, las curvas, la inclinación, así como la situación actualizada del tráfico. Por su parte, el radar detecta la velocidad y la distancia con relación a otros vehículos, mientras que una cámara orientada hacia delante proporciona información sobre la vía.

Manipulando todos estos datos, la nueva tecnología predice en tiempo real la marcha óptima para cada situación de conducción. Para ello, ejecuta un algoritmo de inteligencia artificial y cambia las velocidades en consecuencia. Por ejemplo, cuando se espera una desaceleración relativamente larga y el radar no detecta diferencias de velocidad con el vehículo precedente, desembraga el motor temporalmente para mejorar la eficiencia del consumo de combustible.

Durante las pruebas realizadas con un vehículo con un sistema de cambio conectado ITC en una carretera muy quebrada, la frecuencia de los cambios en las curvas se redujo aproximadamente un 43%, en comparación con los vehículos sin el sistema. También se aminoró la frecuencia de funcionamiento de los frenos en poco más del 10%, minimizando así el desgaste de los mismos y la fatiga de la conducción.

Al momento de requerir una aceleración rápida para entrar en una autopista, el sistema selecciona automáticamente el modo Sport, lo que facilita la incorporación al flujo de tráfico. Después de integrarse al tráfico, el vehículo vuelve automáticamente a su modo de conducción normal, lo que permite una conducción eficiente.

De igual forma, esta tecnología es capaz de aplicar automáticamente el freno motor al soltar el pedal del acelerador cuando se aproximan obstáculos, pendientes o hay un cambio de límite de velocidad en la vía. Así mismo, el radar delantero detecta los cambios en la distancia con respecto al vehículo precedente, con objeto de cambiar en forma automática a la velocidad adecuada, lo que mejora la calidad de la marcha.

Kia y Hyundai tienen previsto seguir perfeccionar el sistema conectado de cambio ITC para convertirlo en una tecnología de transmisión aún más inteligente, capaz de comunicarse con los semáforos, mediante enlace LTE o 5G, e identificar las tendencias de los conductores, lo que dará lugar a un mayor perfeccionamiento del control de los cambios de marcha.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas