Tecnología

¿Qué es la comunicación Car-to-X de los automóviles?

Cada vehículo con esta tecnología puede enviar y recibir advertencias de manera simultánea y autónoma.

¿Qué es la comunicación Car-to-X de los automóviles?

Para que automóvil se puede catalogar como autónomo requiere una serie de sistemas y dispositivos, que al trabajar en conjunto hacen que no se necesite un conductor al volante. Si bien aún falta tiempo para que esta clase de vehículos se comercialicen, la mayoría de los componentes que permiten la conducción automatizada ya están disponibles en ciertos vehículos, especialmente en los de alta gama.

Una de las tecnologías que será indispensable en los vehículos autónomos es la comunicación Car-to-x. Esta innovación, que utiliza la inteligencia de red, les permite a los autos mantenerse conectados con el objetivo de informar sobre riesgos, accidentes o señales de tráfico.

Para su funcionamiento, la comunicación Car-to-x canaliza los datos a través de la red móvil hacia un servidor que los procesa y los pone a disposición de cada uno de los miembros conectados. En el caso de la información de señales de tráfico, la cámara a bordo analiza los límites de velocidad para integrar los datos en actualizaciones del mapa de navegación.

Si se detecta un accidente en la ruta, este servicio avisa a los demás automóviles que estén cerca para que tomen las debidas precauciones. Igualmente, esta capacidad de aviso es muy útil, por ejemplo, cuando hay un vehículo varado, si la vía está deslizante o no existe buena visibilidad.

Además de funcionar con los radares, sensores y la red, la comunicación Car-to-x trabaja de manera solidaria con los múltiples parámetros de seguridad a bordo del automóvil, como los gestores del control electrónico de estabilidad, los datos de los sensores de lluvia o luz, la conexión de las luces y los limpiaparabrisas, los llamadas del servicio de emergencia y los mecanismos que activan los airbags.

Algo interesante de esta tecnología es que puede comunicarse con los semáforos. Por ejemplo, en algunas ciudades de Estados Unidos, la tecnología Car-to-X accede a los datos de los computadores que controlan los sistemas de semáforos, para informar a los usuarios (vía monitor central) si a la siguiente señal puede llegar en la fase verde y respetando el límite legal de velocidad.

De no ser así, el servicio considera el tiempo del siguiente cambio de semáforo en verde para permitirle al conductor que relaje su accionar sobre el acelerador, de tal forma que su ritmo de movilidad esté casi que sincronizado con los cambios de los semáforos.

Donde también es útil la comunicación Car-to-X es en los parqueaderos. Con este servicio, los vehículos pueden comunicar autónomamente al servidor en la nube cuando ocupan o liberan un puesto de parqueo, así como sobre los espacios disponibles detectados por sus sensores. Esta información procedente del conjunto de vehículos conectados simplificará considerablemente la búsqueda de un espacio disponible para estacionar.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas