Autos clásicos

Vincent Bendix, el inventor del sistema de arranque

A partir de su creación, hizo que se dejara de utilizar la manivela para hacer funcionar el motor.

Vincent Bendix, el inventor del sistema de arranque

A lo largo de la historia del automóvil, existen una infinidad de personas que han hecho que la industria automotriz evolucioné de manera radical. Uno de los personajes que tienen un lugar especial es Vincent Bendix, quien hizo posible que encender y apagar el motor de un auto fuera de manera sencilla.

Nacido en 12 de agosto de 1881 en Moline, Illinois, Vincent Bendix fue hijo de migrantes suecos que se mudaron a Estados Unidos. Cuando apenas tenía 13 años, el futuro ingeniero inventó una bicicleta sin cadena.

Un espíritu ansioso y la necesidad de seguir sus variados intereses llevaron a Bendix a mudarse a Nueva York cuando tenía 16 años. Ahí encontró trabajo en el ascensor de un hospital, a la vez que ayudó en el departamento de mantenimiento del nosocomio, donde adquirió un gran conocimiento de la electricidad.

Mientras estuvo en la Gran Manzana, Bendix ocupó una sucesión de puestos de trabajo, incluido el trabajo en la oficina de un abogado, como personal de mantenimiento en talleres de bicicletas y garajes, como contador de una cervecería y para Lackawanna Railroad Company.

En 1901, Bendix encontró un trabajo en la empresa Glenn Curtiss, quien más tarde se convertiría en un famoso constructor de aviones. Ante la necesidad de prosperar, Vincent no se conformó con experimentar desarrollando una motocicleta, sino que fue más allá y decidió asistir a la escuela nocturna para estudiar ingeniería, aprendiendo sobre motores de combustión interna.

Un año más tarde, Bendix se mudó a Chicago donde con el tiempo encontró trabajo como gerente de ventas de Holmsman Automobile Company, que en ese momento era líder en el campo de los buggies. Durante este tiempo, diseñó su propio automóvil, el Bendix Motor Buggy, que había construido por Triumph Motor Company en Cragin, Illinois.

Aunque vendió alrededor de 7,000 autos, Bendix fue devastado financieramente cuando la compañía entró en bancarrota. Aún así, su éxito y experiencia limitados le dieron una idea para un arranque mecánico para el automóvil.

Hasta la innovación de Bendix, la gente tenía que arrancar sus autos arrancándolos a mano por medio de una manivela, lo cual era cansado y a menudo peligroso. Algunos otros autos tenían arrancadores mecánicos, pero Bendix ideó un inventó que funcionó mucho mejor.

Para empezar, necesitaba un tornillo de triple rosca que era costoso y difícil de conseguir porque tenían que fabricarse a mano. Sin embargo, en 1913, Bendix localizó un equipo llamado Eclipse Machine Company, en Elmira, New York, que utilizaba exactamente la pieza que necesitaba. Contrató a la compañía para fabricar las piezas y comenzó a comercializar su motor de arranque bajo el lema: "La mano mecánica que hace girar su automóvil".

Gracias a que reemplazó a la manivela, el motor de arranque rápidamente revolucionó la industria. Tan solo para 1919, casi todos los automóviles en el mercado, tenían una unidad de arranque Bendix.

Desgraciadamente los años posteriores al éxito del arranque fueron difíciles para Bendix. Compró la Winkler-Grimm Wagon Company en South Bend, Indiana, planeando producir camiones de bomberos, pero sus planes se vieron afectados cuando una gran oferta fracasó y tuvo que vender la planta.

Luego de dos divorcios y la muerte de su padre, Bendix comenzó a convertir la tragedia personal en otra innovación automotriz. Compró las patentes de freno de zapata del ingeniero francés Henri Perrot y se hizo cargo del contrato de Perrot con General Motors. Así, Bendix Engineering Works introdujo el primer sistema de frenos en las cuatro ruedas, que prometía proporcionar a los automóviles una forma confiable de detenerse.

El negocio fue otro éxito para Bendix, quien inmediatamente comenzó a tratar de expandir su empresa. En 1928, trató de hacerse cargo de Eclipse Machine Company, pero encontró a la gerencia recelosa, por lo que solicitó la ayuda de General Motors para negociar el acuerdo. En los años siguientes, más de 100 compañías quedaron bajo el soporte de Bendix, incluidas la Pioneer Instrument Company, Scintilla Magneto Company, Stromberg Carburetor Company, Jaeger Watch y Hydraulic Brakes.

Debido a un estilo de vida extravagante y llenó de derroches, en 1939, Bendix se vio obligado a declararse en bancarrota y vender sus cosas personales. En ese momento, enumeró pasivos de $14 millones de dólares y activos de solo $1 millón.

Durante mucho tiempo, General Motors había estado acumulando acciones de Bendix Corporation. En 1937, comenzó a hacerse cargo de la empresa, cambiando toda su estructura hasta que se corrió la voz de que se perdía un cuarto de millón de dólares al mes con Bendix como gerente de la planta. Bendix permaneció como presidente de la junta de Bendix Aviation hasta 1942, pero luego se fue para comenzar otro negocio.

Esta nueva empresa fue Bendix Helicopter, Inc., que comenzó operaciones en 1944. Bendix esperaba producir un helicóptero de cuatro pasajeros cuando terminara la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, a la edad de 63 años murió inesperadamente de una trombosis coronaria el 27 de marzo de 1945 en su casa en la ciudad de New York.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos