Novedades

Practicante especula cómo sería un Renault en Le Mans

Este conceptual es un trabajo que le encargaron al joven diseñador Esa Mustonen, que está de practicante en el departamento de diseño de la marca del rombo.

Practicante especula cómo sería un Renault en Le Mans

Esa Mustonen, debe estar con el pecho hinchado. Si bien es una suerte que te toque hacer la práctica profesional en un lugar tan exigente como es Renault, que se sabe, pone mucho énfasis en el diseño; resulta aún más llamativo que uno de los proyectos en los que estés trabajando sea reseñado por los medios.

Las imágenes de esta nota y de la galería respectiva, no corresponden a un conceptual oficial ni nada de eso, sino que se trata de un ejercicio de diseño creado al interior de Renault, imaginando cómo sería si los del rombo incursionaran en Le Mans, claro está, dentro de unos años. Lo otro, es que la era de los prototipos LMP1 ya no va más y es justamente lo que este modelo nos evoca, un radical superprototipo de velocidad y resistencia.

Sin embargo, la imaginería de Mustonen va más allá de su elaborado diseño. Hay un importante trabajo de aerodinámica que él mismo detalla con un par de láminas en su portafolios digital. Por ejemplo, el auto se construye con base en una celda aerodinámica central, con una carrocería que rodea esta cabina y que cuya principal función es quitarles roce a las ruedas y canalizar el flujo de aire. Por los costados, hay dos canales aerodinámicos con escamas activas que ayudan a refrigerar los componentes eléctricos del auto, porque obvio, cómo más se podría impulsar un conceptual en estos días.

Bajo la cabina y los componentes eléctricos se ubican las baterías, que se ventilan con una particular "ventosa" en forma de panal, que además hace un importante aporte aerodinámico; en este caso, el aire caliente sale expulsado por un ducto posterior que se asemeja a la turbina de un jet.

Los componentes y capacitores eléctricos se diseñaron como la cubierta de un motor, lo que le da un atractivo romántico al auto, que es donde se aporta belleza a los componentes internos.

Si yo fuese Laurens Van Den Acker, contrataría a Esa Mustonen al finalizar sus pasantías, porque aquí hay muchísimo talento.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos