Novedades

¿Pony car o muscle car? Intriga americana

Desde la llegada del Ford Mustang estas categorías han chocado entre sí.

¿Pony car o muscle car? Intriga americana

¿Pony car? ¿Muscle car? ¿Ambos? La etimología de los autos puede ser confusa y más cuando estamos hablando de los clásicos deportivos estadounidenses. En general, terminamos diciéndole "muscle car" a cualquier bestia que equipe un V8 de gran cilindrada  bajo el capó, pero en realidad, muchas veces sería más certero llamarlo pony car. Este concepto nos retrotrae al vehículo que comenzó con toda esta discordia, el Ford Mustang original.

Justamente del símbolo del Mustang, un potro, viene la idea de “pony”. Un auto relativamente compacto, poderoso y orientado a la juventud, que tuvo tanto éxito que inauguró su propio segmento, el de los pony cars. Las otras marcas no iban a quedarse con los brazos cruzados, así que salieron nuevos pony cars, como el Plymouth Barracuda o el máximo rival histórico del Mustang: el Chevrolet Camaro.

Los muscle car, propiamente dichos, son mucho más grandes tanto en el exterior como en prestaciones. Un ejemplo claro es el Dodge Charger. En un muscle car la preocupación está en equipar con un motor poderoso a un cuerpo estilo coupé. Nada de sofisticación y mucho ruido de motor.

Con los años la línea divisoria fue desenfocándose y hoy en día muchos de los muscle cars fueron desapareciendo y los pony cars fueron ganando tamaño y poder. Ya un Mustang o un Camaro no están tan orientados a los jóvenes y siguen siendo llamados pony, esto más por su pasado que por su presente.

Algunos dirán que hoy el único muscle es el Dodge Challenger y la verdad, nadie les podría decir algo.

 

Federico Treguer recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos