Test drive

Ford Edge Titanium 2016, a prueba

Recorrimos más de 500 kilómetros a bordo de la nueva generación de esta crossover, que además de presentar cambios estéticos bastante notorios, cuenta con mayor equipamiento tecnológico y de seguridad.

Ford Edge Titanium 2016, a prueba

Antecedentes

Luego de haberse ausentado del mercado colombiano durante el año pasado, acaba de hacer su reaparición en el país la Ford Edge con su modelo 2016. Se trata de la  segunda generación de esta crossover que apareció por primera vez en el mercado en 2007 y que en 2011 tuvo una actualización. Esta nueva versión, incluye cambios estéticos y de diseño que le ofrecen a los ocupantes una mejor habitabilidad, no solo por la comodidad, sino por los elementos de tecnología y seguridad.

Únete a la conversación en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Diseño exterior

La nueva Edge, fabricada en la planta de Ford en Oakville, Canadá, presenta un rediseño total del que se destaca a primera vista el conjunto formado por sus nuevos grupos ópticos HID, las luces de marcha diurna LED y la imponente parrilla frontal en forma trapezoidal, carácteristicos del lenguaje de diseño que la marca ha denominado Kinetic Design.

Frente a la versión anterior, que tenía un aspecto agresivo, esta nueva propuesta proyecta un look más deportivo, donde sobresalen los rines en aluminio de 19”, el spoiler trasero integrado a la carrocería, y la línea que forman los stops con iluminación tipo LED, que abarcan todo el ancho de la camioneta.

Es un vehículo de grandes dimensiones como lo muestran sus 4.78 metros de largo, 1.75 de alto, 1.93 de ancho y una distancia entre ejes de 2.85 metros, medidas superiores a las de la generación anterior, pero que gracias a su diseño no son tan notorias a la vista, aunque sí son percibidas en el amplio espacio interior, una de las caracteristicas más valoradas de esta crossover.

Características mecánicas

La versión que probamos, es la Titanium que ya está Colombia. Cuenta con un motor V6 Ti-VCT de 3.5 litros, que puede generar 280HP a 6.500 rpm y 250 lb-pie de torque a 4.000 rpm. Este motor está conectado a una caja automática de seis velocidades SelectShift.

La Edge cuenta con sistema de tracción permanente en las cuatro ruedas, que se dosifica entre los ejes según las condiciones de manejo, sin botones ni interruptores para su activación. Un acople electromagnético puede transferir hasta el 100% de la potencia al tren trasero o al delantero, según se requiera.

La seguridad es uno de los temas que Ford ha reforzado en todos sus modelos y la version Titanium de esta camioneta es una de las más equipadas, ya que incluye elementos como ocho airbags, sistema de alerta y mantenimiento de carril; asistencias electrónicas para el frenado, tracción, estabilidad, control de curvas y control antivuelco; sistema automático de parqueo, cámara trasera con guías de trayectoria, cámara delantera con visión de 180° y sistema de auto limpieza; sensores de proximidad traseros, delanteros y laterales y sistema de información de punto ciego, entre otros elementos.

Confort

Las ayudas y sistemas para brindar mayor comodidad se perciben incluso antes de ingresar a este vehículo, ya que dispone de acceso inteligente sin llave (Key Pad) con clave de entrada en las puertas delanteras para cuando se olvida la llave dentro de la camioneta, apertura eléctrica de la compuerta trasera con función manos libres, que se puede utilizar cuando la persona tiene el control en el bolsillo. Basta con pasar el pie por debajo de la defensa trasera para abrir o cerrar la compuerta.

En el interior de la Edge, la sensación de amplitud salta a la vista y se hace mucho más notoria al descubrir el techo panorámico corredizo de doble panel, que abarca casi toda la parte superior de la camioneta. Además del imponente tablero, tambien se destacan las sillas tapizadas en cuero, que en la parte delantera se ajustan eléctricamente en diez posiciones e incorporan calefacción y refrigeración, mientras que las traseras cuentan con calefacción.

En la parte central del tablero se encuentra una pantalla táctil de 8’’, mediante la cual se puede controlar el celular, la climatización dual, el sistema de navegación GPS y los sistemas de info-entretenimiento, entre otras. Estas funciones tambien se pueden manipular por medio de comandos de voz con el sistema Sync. La central multimedia de la Edge cuenta con dos puertos USB, entrada auxiliar, puerto SD, Bluetooth y sistema de audio Sony Premium de 12 parlantes.

Otro de los aspectos que se mejoró para esta nueva versión es el de la insonorización en la cabina y una mayor suavidad en la marcha, ya que la dinámica de manejo de la Edge fue mejorada, gracias a la nueva estructura del bastidor y al rediseño de las suspensiones delantera y trasera, que permiten aislar mejor las imperfecciones de la carretera y absorber ruidos e irregularidades del camino sin comprometer la conducción.

Manejo

La maniobrabilidad que ofrece la Edge es bastante inclusiva para cualquier tipo de conductor, ya que a pesar de ser un vehículo de grandes dimensiones, al estar al volante, en medio del tráfico urbano o de una carretera, es bastante fácil realizar cualquier tipo de acción. Al circular por las calles de Bogotá las ayudas de la camioneta mantienen al conductor bastante activo, por ejemplo las alertas de proximidad advierten sobre la cercanía excesiva de otros vehículos y particularmente de las motos y vendedores ambulantes que se mezclan con los carros en los tradicionales trancones de la ciudad.

En carretera se puden apreciar mejor las bondades de este vehículo, cuyas características son una permanente invitación a emprender viajes largos. El potente motor permite que tareas como las de adelantar vehículos de grandes dimensiones o circular por vias con pendientes pronunciadas no sean inconvenientes para la crossover. Al exigir una respuesta inmediata de aceleración al vehículo, esta puede ser percibida de cierta forma como sútil, pero para incrementar la sensación de manejo a un modo más ‘brioso’, se puede activar la función sport que puede hacer más agresivo o reactivo el comportamiento de la camioneta.

Sin embargo, sin la necesidad de variar de modo de conducción, los cambios pueden ser manipulados sin apartar las manos del volante, mediante el sistema de Paddle-shifters que permite subir o bajar los cambios según las necesidades.

Manejamos la Edge en condiciones de lluvia, en el día, en la noche, en pavimento y en terrenos destapados y el comportamiento fue óptimo en todos los casos. Además sentimos el beneficio de ayudas como el control de cambio de carril que emite una alerta mediante leves vibraciones en el timón en caso de tocar las lineas blancas de la vía, sin haber activado las direccionales. También fue de gran ayuda el sistema que realiza automáticamente el cambio de luces para no perjudicar a los vehiculos que vienen en sentido contrario.

Exigimos al máximo los sistemas de frenos y estabilidad de la Edge, notando que en ningún momento se pierde el control del vehículo y por el contrario, da la seguridad y confianza para continuar la marcha sin dificultad.

El consumo de combustible es bastante apropiado para este tipo de vehículo, pues recorrimos 560 kilómetros entre ciudad y carreteras, promediando alrededor de 32 kiómetros por galón.

Conclusión

La Ford Edge Titanium está hecha para devorar kilometros en carretera de una forma cómoda, segura y divertida, tanto para el conductor como para los ocupantes, ya que cuenta con opciones de equipamiento que la ponen a la altura del segmento de premium.

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos