Motos

Yamaha FJ09 2015, a prueba

Una sport touring con tres cilindros y mucho torque.

Yamaha FJ09 2015, a prueba

Antecedentes

Esta es la Yamaha FJ-09, una moto que se desprende de la deportiva “naked” FZ-09 pero que cuenta con una posición más erguida, suspensión más alta y un enfoque orientado a viajes largos. En otros mercados se le conoce como MT-09 Tracer pero para nuestro país toma la nomenclatura utilizada en Norteamérica.

Yamaha coloca  la FJ-09 dentro de su familia de deportivas, las FZ, pues como bien dijimos antes, está basada en la FZ09. Se nota mucho más grande en todos los sentidos y es que está dirigida a un segmento sport touring pero sin dejar esos rasgos agresivos y deportivos. Los faros son de LED con halógeno de alta intensidad, que contrastan con las direccionales en color ámbar, dándole una identidad muy marcada con las luces encendidas.

El acabado estilo fibra de carbón en ciertas partes de la moto contrasta muy bien, sobre todo en este color gris mate o el rojo también disponible.

Como accesorios encontramos un par de maletas laterales duras y un parabrisas más alto y ancho, todo esto para hacerla todavía más cómoda en viajes largos.

Precio: $10.448 dólares.

Características técnicas y mecánicas

El motor es el tricilíndrico de 847cc de cuatro tiempos, doble árbol de levas a la cabeza y refrigeración por líquido. Éste no es que sea el más potente, pues entrega unos nada despreciables 115 caballos pero donde realmente brilla es en el torque y la curva de entrega del mismo. Éste llega hasta las 65 lb-pie a 8,500 revoluciones por minuto pero la entrega la hace casi inmediata y en todo el rango de revoluciones.

La transmisión es de seis cambios y la entrega final de cadena, exactamente la misma receta que en la FZ-09.

La suspensión delantera es de doble horquilla telescópica invertida mientras que la trasera es de monochock progresivo. Encontramos sistema de ABS para los frenos de disco dobles en la parte delantera y para el trasero que es de disco sencillo hidráulico. Las llantas nos hablan de un uso más para carretera, aunque también gracias a la altura de la moto se puede circular por caminos en malas condiciones o inclusive un poco de terracería si lo haces con cuidado. Atrás, el neumático es de medida 120-70 y el de adelante es de 180-55, ambos en medidas de 17 pulgadas.

Confort

La posición de manejo mucho más erguida que en la FZ-09 pero no tanto como para compararse con una doble propósito pues el manillar está más abajo, entregando un manejo más deportivo. Los posa pies están ligeramente echados hacia atrás por este mismo propósito.

Está orientada para viajes largos se nota en detalles como los anchos asientos, las protecciones de los puños y el parabrisas con ajuste de altura. El manillar es muy ancho, inclusive sin contar las protecciones.

El tablero se compone de una pantalla LCD monocromática en la que se muestra el velocímetro, tacómetro, marcha engranada y el computador de viaje en otra más pequeña pero que se encuentra dentro del mismo rectángulo. La información la podemos configurar mediante los controles del lado izquierdo del manillar con el interruptor para bajar o subir del menú y un gatillo en la parte de atrás, donde normalmente se encuentra el interruptor de luces altas. Esto último se vuelve un poco confuso al conducir las primeras veces pero después te acostumbras.

Nos llamó la atención que no cuenta de serie con puños calefactables ni control de velocidad crucero dado la orientación de uso de la FJ-09, pero por el precio tampoco se le puede exigir tanto.

 

Manejo

Con sólo 210 Kilogramos de peso y esta combinación mecánica, tenemos entonces una moto muy potente y ligera, que cambia de dirección muy rápido y que todo el tiempo tiene potencia.

De hecho, en algunas situaciones de tránsito lento hasta se vuelve complicado controlar el acelerador ya que con cualquier caricia al acelerador, la moto responde y al contrario pues desacelera intempestivamente. Para eso están otros dos modos de manejo, llamados simplemente A y B que complementan al modo standard en el que se inicia la moto. El modo B está orientado para su uso en lluvia o para viajes largos donde no necesitas la reacción del modo normal, éste resulta también muy útil para circular en el tránsito citadino pues se vuelve menos brusco el uso del acelerador. Finalmente el modo A es el más deportivo de todos, se nota cómo cambia la curva de entrega de potencia y torque pues si en el modo Standard se nota nerviosa, en el modo A se incrementa exponencialmente. En este modo, la moto parece que quiere tirarte, como un caballo salvaje intentando ser domado. La reacción es instantánea y muy divertida para cuando el camino se torna sinuoso pero no tan práctico para el resto de las situaciones con las que te pudieras encontrar.

El impresionante torque del tres cilindros se hace presente sin importar a las revoluciones a las que se circule, es hasta difícil acostumbrarse a tener reacción en todo momento. Esto sin duda es una de las características más representativas de la FJ-09.

Hablando de agarre, puede estar tranquilo y acelerar sin problema ya que además del ABS, cuenta con control de tracción para evitar tanto que la rueda delantera pierda contacto con el suelo al acelerar y que la trasera llegue a deslizar por pérdida de agarre.

La moto se puede inclinar sin problemas y aunque no cambia tan rápido de dirección como por ejemplo la BMW S 1000 XR, creemos que no está tan lejos.

El sonido del motor es muy especial, gracias al número impar de cilindros tiene un ruido disparejo, mecánico y grave que resulta bastante adictivo en todo el rango de revoluciones, realmente no cambia conforme acelera sino que más bien se mantiene constante, tal como lo hace con el torque.

La puesta a punto de la suspensión está orientada más hacia el manejo deportivo, así que se percibe bastante rígida, o por lo menos mucho más que en una moto doble propósito. Esto es algo bueno si quieres un manejo más agresivo pero no para pasar los baches sin cautela.

En el lado negativo, encontramos que la navegación del cuadro de instrumentos -que por cierto fue tomado directamente de la Super Ténéré 1200- no es tan fácil de configurar, el manillar es demasiado ancho para el uso en ciudad y que la respuesta tan inmediata del acelerador puede llegar a cansar después de muchos kilómetros de tráfico pesado.

La protección contra el viento es más que suficiente para una Sport Touring y los frenos bien podrían pertenecer a una superbike dada la eficiencia y poder que tienen.

 

Conclusión

La FJ09 sin duda es una de las mejores motos que hemos podido probar, no sólo está muy bien equipada y ofrece excelentes niveles de potencia y torque sino que además el precio nos pareció muy adecuado.

Si está pensando comprarla para el uso diario sólo tiene que considerar el tema del manillar muy ancho y la respuesta brusca del acelerador que no la hace tan amigable para este fin, sin embargo como moto de fin de semana y para viajes, inclusive con dos personas a bordo, no tiene absolutamente ningún problema y como decíamos, entrega cosas por las que en otras marcas tendrías que pagar mucho más dinero.

 

 

 

 

Yamaha FJ09 2015 a prueba

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos