logo autocosmos Vende tu carro
Tips y Consejos

Conozca el manejo ambiental de llantas usadas

Las llantas de todo tipo de vehículo al final de su vida útil también son consideradas como residuos peligrosos. Cesvi Colombia le da unos consejos prácticos para no violar las normas de seguridad.

Conozca el manejo ambiental de llantas usadas

Se estima que al año se venden nueve millones de llantas. La cifra no es descabellada pues si bien hay más de 8 millones de matrículas vigentes de vehículos, y se tiene un estimado del 10% fuera de servicio, hay numerosos tractocamiones con remolque que requieren de reposición anual de estos elementos.

Este volumen de nueve millones de llantas usadas va a parar a varios lugares: en buena proporción, se queda en las servitecas en el momento de la reposición, pero hay otro porcentaje que va a parar como basura en calles, canales, ríos y potreros.
 

Las llantas deben ser consideradas como un residuo peligroso, en caso de no contar con una adecuada disposición, puesto que además de degradarse en unos 500 años, tienen la particularidad de que ante altas temperaturas pueden experimentar combustión espontánea -incendiando lo que esté a su alrededor-.

A su vez, por su forma, si están a la intemperie son foco de incubación de mosquitos y enfermedades, con posibilidades de convertirse en posible nido de ratas.

Dada la experiencia de casi dos años de Cesvi Repuestos en el tratamiento de vehículos fuera de uso y teniendo en cuenta lo dispuesto en la Resolución 1457 de 2010 del ministerio del Medio Ambiente, las llantas usadas deben tener un cuidado especial desde el mismo momento en que dejan de prestar su servicio.
 

En Cesvi Repuestos, una vez se desmontan del vehículo donde venían instaladas, las llantas tienen un primer paso en el ciclo de producción: se clasifican en aptas para ser reintegradas al mercado o no aptas, con el fin de realizar una adecuada disposición final.

A Cesvi repuestos llegan numerosos vehículos fuera de uso producto de fuertes colisiones que hacen inviable su reparación. Sin embargo, en no pocas ocasiones estos vehículos conservan sus llantas en buen estado, por lo cual sería un desperdicio de energía y recursos si se decidiera desintegrarlas.

Por el contrario, aquellas llantas que conserven sus aros en perfecto estado, cuyos labrados presenten suficiente profundidad para asegurar buen desempeño en la vía y que los puntos de desgaste dejen margen de vida útil, reciben la clasificación Tipo A, es decir, apta para la venta a cualquier persona.

Asimismo, hay otras llantas que si bien no están en perfecto estado, por presentar un desgaste parejo, sin parches y con buena cantidad de labrado, reciben la clasificación Tipo B y también se comercializan, pero con un precio más asequible. En ningún caso se comercializan llantas que tengan defectos porque se puede poner en riesgo la seguridad del usuario.

Las llantas que están dañadas – no tienen arreglo-, se clasifican en el grupo de las reciclables. Estas llantas tienen desgaste irregular, labrado en mal estado, malformaciones y la presencia de parches vulcanizados.

Por alguna de estas razones Cesvi Repuestos prefiere entregarlas a un gestor ambiental para que, las haga llegar como materia prima a otras industrias.

Aun cuando la disposición final de las llantas no hace parte del proceso de Cesvi Repuestos, las normas ambientales tienen muy bien definido cómo debe ser el proceso de desintegración. Consta en la norma que las llantas deben ser recogidas y transportadas en vehículos debidamente equipados.

Las fases posteriores al transporte son:
 

Clasificación: se determina de las llantas recolectadas cuáles tienen la posibilidad de ser reutilizadas o reencauchadas.

Proceso de reciclaje: etapas de desintegración

Clasificación de materiales: terminado el proceso de reciclaje, la máquina se encarga de separar el material textil, el caucho y el acero para su posterior almacenamiento y distribución de materiales.

Las etapas de desintegración incluyen la destrucción de la llanta por medio mecánico con un molino especial. Luego, con la aplicación de tratamientos a temperatura ambiente o criogénico, se separan los materiales –caucho y metales- para su posterior aprovechamiento en otras industrias.

Sin embargo, modernamente a las llantas usadas se les encontró una aplicación bien particular: dado el arrasamiento de los corales y su consecuente impacto negativo en la flora y fauna submarina, las agencias ambientales encontraron que sumergiéndolas se pueden recuperar estos hábitats para beneficio de la naturaleza. Las llantas usadas también se pueden usar como barreras acústicas, barreras delineadoras y, por supuesto, en los parques infantiles.

Por último, existen cuatro impactos asociados con el inadecuado almacenamiento de este tipo de residuos:

Proliferación de vectores como mosquitos y roedores debido al estancamiento de las aguas y la inaccesibilidad de zonas de almacenamiento.

Riesgo de incendios incontrolables en lugares donde se apila gran cantidad de llantas sin la apropiada distribución y medidas de control mínimas.

Riesgos de derrumbe cuando se apila gran cantidad de llantas de manera inadecuada.

Deterioro del entorno y del paisaje debido al apilamiento inadecuado.

La quema a cielo abierto de las llantas es otro riesgo para la seguridad de todos, ya que de respirar esos humos puede llevar a la muerte por intoxicación o, al menos a un serio cuadro de cáncer pulmonar.
 

Fuente: Cesvi Colombia

Fernando Díaz recomienda

Cuentanos que opinas