Test drive

Volkswagen Polo 2015, a prueba

Una quinta generación que promete mucho.

Volkswagen Polo 2015, a prueba

Antecedentes

El Volkswagen Polo tiene 40 años de experiencia en el mercado internacional y ha sido uno de los caballitos de batalla de la marca alemana en el segmento de los hatchbacks de tres y cinco puertas; y en Europa hasta fue concebido como un station wagon durante un par de décadas. Sin embargo, su ADN viene muy de la mano de su hermano mayor el Volkswagen Golf y está dirigido para aquellos jóvenes que quieren moverse sin problema en las ciudades. Esta nueva generación proviene de la India y cuenta con un look fresco que va acompañado por acabados en cuero, que le da un sutil toque de sofisticación.

Precio:  Desde $38’990.000 pesos

Características técnicas y mecánicas

El VW Polo dispone de un motor 1,6L con 105HP de 4 cilindros en línea y 113 lb-pie de torque a 5600 rpm. Este propulsor va acoplado a las cajas de cambio manual de 5 velocidades o a la caja automática de 6 velocidades –Tiptronic-, y opción secuencial para sentir el brío de este auto. Asimismo, cuenta consensores de reversa, rines de aleación ligera de 15”,  luces delanteras anti-niebla y espejos exteriores en el tono de la carrocería, reflectores integrados en el parachoques trasero.

Confort

Con respecto a su equipamiento, agrada a sus ocupantes el ajuste eléctrico de los espejos exteriores, volante multifunciones con ajuste en altura y profundidad, aire acondicionado con regulación automática Climatronic, y conectividad Bluetooth, entre otras características.

Mientras que en términos de seguridad, el VW Polo viene con airbags frontales y ABS de serie, habitáculo reforzado en acero de alta resistencia para proteger a sus ocupantes en caso de choque, carrocería 100% galvanizada y soldaduras láser.

Manejo

Tuvimos la fortuna de manejar el VW Polo Highline, por lo que venía con todos los juguetes, que bajo el clima bogotano y la movilidad de la capital del país, es un plus- aguantar dos o más horas de trancón, en un ambiente agradable, baja el estrés.

El VW Polo Highline saca a relucir el carácter deportivo de este modelo, sin dejar de lado, lo funcional y económico. No tiene inconvenientes en subir las pendientes y su frenado es excelente, – otros en una aceleración o subida tipo La Calera, debe utilizar toda su potencia, y no se tienen de la misma forma al frenar, lo que hace que el auto  termine sacando la “cola” para un lado-.

Las relaciones son cortas y gracias a su transmisión Tiptonic hace que la conducción sea agradable y no tan rígida. En Drive, se siente un poco dura la conducción, pero el panorama cambia completamente, si se usa la opción Sport o Secuencial.

El consumo de combustible  del Volkswagen Polo en la ciudad de Bogotá y sus trancones de fin de semana alcanzó 14.6 Km/L, cifra más que aceptable. Fueron tres días de andar por Bogotá – con todo lo que esto implica-, y el VW Polo respondió en todas las superficies posibles

Conclusión

Si había alguna duda de que el VW Polo es una buena opción citadina, éste nuevo modelo la despejó con honores, teniendo en cuenta a sus competidores: el Mazda 2 o el Skoda Fabia Comfortline.

La quinta generación del VW Polo fue un bálsamo para este modelo que lo sacó de un molde cuadriculado y funcional, para agregarle deportividad y un diseño agresivo, que claramente lo ponen en el Top 5 de los hatchbacks que han llegado a Colombia en los últimos años.

 

Fernando Díaz recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos