Test drive

BMW R nineT, a prueba

Manejamos la Café racer de BMW 90 años.

BMW R nineT, a prueba

Antecedentes

BMW Motorrad cumplió en 2013 90 años de existencia y para celebrarlo, creó una moto bastante especial que toma lo mejor de la historia de la marca pero de una manera simplificada.

Se trata de una motocicleta que tiene la facultad de poderse adaptar a lo que tu gustes, muy al estilo de Harley-Davidson pues existen accesorios de todo tipo para darle un toque personal. Esto lo llevó un paso más allá ya que tiene la característica de tener dos arneses eléctricos (uno para el funcionamiento del motor y otro para los periféricos). El motivo de esto es que el cliente pueda cambiar completamente la apariencia de la moto sin perder la garantía de fábrica al no interferir con la parte mecánica ni su instalación eléctrica.

La BMW R nineT tiene un aspecto retro que ha gustado en todo el mundo, por eso mismo la marca no se da abasto, todo el mundo quiere una y nosotros tuvimos oportunidad de probarla.

Precio: desde $56'900.00 pesos

Características técnicas y mecánicas

Podríamos catalogar a la BMW R nineT como una roadster que recopila lo mejor de la marca pues encontramos la mecánica que tanto le ha funcionado a lo largo de estos 90 años, un motor de dos cilindros bóxer enfriados por aire/aceite y la transmisión final de cardán.

El motor es de 1,200cc, entrega una potencia de 110 Hp a 7,500 rpm y un torque de 87 lb-pie a 6,000 rpm. La transmisión es de seis velocidades con engrandes helicoidales mientras que la transmisión final es de flecha cardán.

La única ayuda electrónica que sí equipa esta BMW R nine R T y es por un tema de identidad de BMW, es el ABS (todos los modelos de la marca lo integran) y actúa sobre un disco flotante de 320mm adelante y otro disco normal de 265mm atrás.

La suspensión es de horquilla telescópica invertida de 46mm adelante mientras que atrás ocupa un basculante mono brazo de aluminio con amortiguador central y precarga ajustable.

Las llantas son de rin 17 para ambos extremos pero de medidas diferentes pues adelante encontramos una de 120/70 mientras atrás es más ancha, de 180/55. Los rines son de radios para completar el look Vintage.

Las dimensiones son bastante contenidas pues encontramos una longitud de 2,200mm, una altura de 1,265mm y una anchura de 890mm. El peso, cuyo centro de gravedad es bastante bajo gracias al motor horizontal, es de 222 Kg.

En cuanto a consumo de combustible, el tanque de gasolina de 18L nos da una autonomía aproximadamente de 250 Km, dependiendo de qué tanto se abuse del acelerador.

Confort

El estilo minimalista del diseño también se presenta en el equipamiento pues está pensada para ser como un lienzo en blanco en la que el cliente puede agregar cosas de acuerdo a su gusto o modificar lo que ya existe.

El cuadro de instrumentos es muy sencillo, con dos relojes análogos (uno para el velocímetro y otro para el tacómetro) y una pantalla digital en la que se muestra el computador de viaje –muy sencilla-, el reloj y el indicador de la velocidad en la que está engranada la transmisión. No encontramos puños calefactables ni botones para desconectar el ABS o regular la firmeza de la suspensión. Todo se trata de ser lo más simple posible, que es parte del “chiste” de esta moto.

La posición de manejo es bastante cómoda, aunque al ser baja, nuestras piernas tienen que estar dobladas. Gracias a unas gomas –que son extras- en el tanque, es muy fácil apretar las rodillas contra el mismo y así tener mejor balance. La espalda queda erguida y los controles están bastante ergonómicos, además de que las palancas tienen tres niveles de ajuste.

Como parte de las modificaciones que le puedes hacer desde agencia está la configuración del asiento ya que puede ir desde el normal que consta de conductor y pasajero con posa pies traseros, solitario con una “cola” muy estilo Café Racer y posa pies traseros, solitario sin los posa pies traseros o únicamente el asiento del conductor y sin salpicadera ni porta placas. La nuestra estaba configurada para cargar a una sola persona pero manteniendo el sub-chasís y los posa pies traseros. La “cola” también se vende a parte y puede funcionar como una pequeña cajuela, aunque es importante decir que lo que guardes ahí no estará muy seguro pues no cierra con llave.

Otra forma de darle un toque diferente es escogiendo entre tres escapes disponibles, todos fabricados en titanio por la marca Akrapovic, uno con dos salidas hacia arriba, salida sencilla  para arriba y una última que solamente se puede instalar al quitar el sub-chasís y posa pies traseros ya que el tubo sube para terminar de forma horizontal pegado al asiento.

Manejo

Si nunca has manejado una moto de cilindros horizontalmente opuestos, puede ser que al arrancar la nine R T le parezca algo extraño ya que lo “jala” hacia un lado por el orden de explosión de los cilindros, esto también sucede ligeramente cuando aceleras el motor desde la parte baja del tacómetro.

Gracias al escape Akrapovic, el sonido del motor se deja escuchar desde el arranque y una vez que empiezas a moverte, éste cambia al subir las revoluciones desde un tono grave hasta uno más mecánico y “rasposo” en la parte alta. Es un detalle que complementa muy bien la experiencia de conducción.

Como dijimos líneas arriba, la posición de manejo es bastante cómoda, sólo que en viajes largos, la flexión de las rodillas sí puede llegar a cansar. Claro que no es una moto pensada para trayectos largos pues ni siquiera existen accesorios como maletas laterales o si quiera un Top Case.

El motor ofrece buena potencia y torque, se siente muy potente desde revoluciones bajas y en la parte alta, sigue empujando al ritmo de un agradable sonido proveniente del escape.

La dirección es ligera y la moto cambia de dirección considerablemente rápido, en general es una moto que se disfruta mucho sin importar la situación en la que se encuentre. La firmeza de la suspensión nos pareció adecuada, con una ligera tendencia a la parte dura así que en un pavimento desigual o un empedrado, lo mejor es pararse en los posa pies y reducir la velocidad.

Al tener las cabezas del motor expuestas, resulta prácticamente indispensable el adquirir las protecciones de las mismas ya que fácilmente se pueden dañar con una ligera caída o al librar obstáculos como una banqueta alta o inclusive un coche.

Nuestra única "reclamo" por así decirlo, sería la sensación de los frenos ya que tanto la palanca (del freno delantero) como el pedal (del freno trasero) tienen mucho recorrido “suelto” en la que no sucede nada. Claro que una vez que llegue a la zona de aplicación, estos responden muy bien. Como dijimos antes, estos cuentan con ABS así que puedes apretarlos con toda la confianza de que no va a bloquear ninguna de las llantas.

Conclusión

La BMW R nineT nos gustó mucho y al parecer por donde pasáramos o donde nos estacionáramos había personas interesadas en ella.

Llama mucho la atención, inclusive a personas que normalmente no las atraen las motos y creemos que esto es algo bueno ya que con todo este Boom que están teniendo las motos Café Racer y retro, BMW llega con una apuesta sólida, bien realizada y que aunque no le modifiques nada sigue siendo muy divertida de manejar.

Sin duda es una moto para quienes gustan de manejar y que las asistencias electrónicas les estorban. Si eres de los que depende de ellas, te sorprenderá lo bien que se puede llevar al límite sin sacrificar la seguridad.


 

Probamos la BMW R nineT

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos