Automovilismo

Pirelli y Maserati, más que una alianza: ¡Una gran familia!

Pasión y mucha adrenalina al estilo italiano.

Pirelli y Maserati, más que una alianza: ¡Una gran familia!

Las raíces de la sociedad entre las dos compañías que se han convertido en íconos de la industria automotriz italiana viene de hace mucho tiempo -cuando las llantas Pirelli eran llamadas “Stella Blanca”-. Pirelli y Maserati estuvieron asociadas en las primeras décadas del siglo pasado, cuando el Maserati de ocho cilindros de Giuseppe Campari obtuvo la victoria en el Grand Prix de Francia en 1933.

Esta era triunfante duraría más de 30 años, justo cuando las llantas radiales comenzaron a evolucionar. Luego vino la era dorada de Gigi Villoresi y Guiseppe Farina, con la Stelvio de Pirelli tomando la “Victoria de llantas” de la venerable Stella Blanca.  Y como olvidarse del piloto argentino Juan Manuel Fangio, quien obtuvo el Grand Prix de Italia de 1953 a bordo de un Maserati F250, para luego seguir brillando en todo el mundo.

La sociedad que unió a Maserati y a Pirelli en la pista también ha tenido un profundo impacto en los productos de calle, con el mundo de Pirelli transformándose a partir de los años 60 en adelante con la introducción de la nueva llanta Cinturato: un nombre que aún vive. Para 1961 el Maserati 3500 Spyder y Coupé fueron equipados con la Cinturato S. Esta llanta representativa evolucionaría hasta convertirse la versión HS (High Speed) en 1963, apareciendo en el Maserati 5000. La de tamaño 205 VR 15 que hizo su debut en el Maserati 5000 iría a equipar todo el rango de la fabricante durante los años 60 desde el 4000 Coupé y Spyder hasta el Sebring, Quattroporte y 4700 México.

A medida que se acercaban los años 70 el magnífico Ghibli entró a escena, con las primeras llantas de bajo perfil de Pirelli “Series 70”. Estos neumáticos Cinturato de referencia llevan la marca CN72, también conocida como “La Americana”.

Pirelli y Maserati se reunieron muchos años después, luego de un largo periodo de cambios. Al principio de los años 2000, la llanta bandera de Pirelli fue llamada P Zero: convirtiéndose en la “Llanta de victorias” tal como sus ilustres predecesoras, tanto en la calle como en la pista. En 2002 a las llantas P Zero se les confió apoyar el regreso de Maserati a las competencias con el Trofeo Maserati: un campeonato para los poderosos nuevos modelos de Coupé y Spyder, que reavivó la pasión deportiva incrustada en el ADN de Maserati en todo el mundo. En 2003, nació el proyecto MC12. Este fue un súpercarro de 12 cilindros que reclamó el renombrado campeonato FIA GT en 2005.

Ahora, el último capítulo de esta colaboración centenaria ha sido escrito por los actuales Qattroporte y Ghibli. Estos últimos modelos de Maserati están equipados con llantas hechas a medida. Estas llantas hechas a medida para Maserati se pueden identificar por el distintivo “MGT” en los lados, una marca de su perfecta unión con las necesidades y características del prestigioso fabricante de carros italiano.

Fernando Díaz recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos