logo autocosmos Vende tu carro
Novedades

¡Si no hay carro, tampoco matrimonio!

El efecto es mayor en hombres que en mujeres.

¡Si no hay carro, tampoco matrimonio!

Dicen por ahí que billetera mata carita, verbo mata dinero, mientras que corazón mata verbo y de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Princeton -publicado en la revista American Journal of Sociology- la primera aseveración es correcta ya que hay que tener carro, ahorros, acciones y bonos para aumentar las posibilidades de casarse.

Esta investigación fue realizada con datos de la Encuesta Longitudinal Nacional de la Juventud (1979) comparados con casos actuales y concluyeron que tener un auto aumenta 2.6% la probabilidad de que un hombre contraiga matrimonio por primera vez mientras que los dueños de acciones y bonos tienen 1.5% más de oportunidad de llegar al altar.

Éstos factores se complementan con un trabajo estable y buenos ingresos. Pero si cree que las mujeres son las únicas que buscan esta estabilidad, se está cometiendo un error,  ya que la riqueza -material- también aumenta la posibilidad de que una mujer se case, aunque en menor medida que para los hombres.

Según Daniel Schneider, autor de la investigación, ésta refleja los cambios en el modelo del matrimonio, al menos en EE.UU. ya que entre 1970 y 2000 la edad media para casarse subió 4 años y el número de personas que prefiere la soltería pasó del 5 al 10 por ciento. Asimismo, las personas con bajo nivel educativo son cada vez menos propensas a casarse, al igual que las personas de raza afroamericana.

Este estudio refleja que la riqueza es un requisito para el matrimonio, especialmente para los hombres debido a que "lo que la gente tiene, no sólo lo que ganan o saben, determina la entrada al matrimonio y puede generar una desventaja a lo largo de las generaciones.

Miriam Santillán Bueyes recomienda

Cuéntanos que opinas