Novedades

En Japón hay estacionamientos subterráneos y automatizados para bicicletas

Cuando falta el espacio, sobra el ingenio.

En Japón hay estacionamientos subterráneos y automatizados para bicicletas

En las grandes urbes el tránsito generado por los automóviles es cada vez mayor, esto ha hecho se popularicen otros medios de transporte como las motos y más que nada las bicicletas.  Sin embargo, en países como Japón, el uso de las mismas es ya tan extendido que actualmente tienen problemas de espacio en la vía pública para estacionarlas (además es bien sabido que el espacio es bastante limitado en ese país).  

Para solucionar el problema recurrieron a la tecnología, (que es lo mejor que saben hacer) y crearon estacionamientos subterráneos y automatizados para bicicletas.

 
Estos innovadores estacionamientos trabajan por medio de brazo robótico y un elevador que literalmente “se traga” la bicicleta para después guardarla fuera de la vista en cualquiera en los 200 espacios que cada uno dispone. Con esto, la bicicleta queda segura, no ocupa espacio en la calle y no está expuesta a la lluvia o al sol.
 
De acuerdo con Masanori Mitobe, representante de la compañía que construye los llamados Eco-Cycles, “Los estacionamientos de bicicletas trabajan bajo el concepto de tomar las cosas que ocupan espacio y moverlas bajo tierra” Además agrega: “Esto nos da más espacio en la superficie, permitiendo usarlo para cosas más necesarias”.
 
Aparte de Japón, en ciertas ciudades europeas con altos volúmenes de bicicletas existen también estacionamientos exclusivos para las mismas, pero en vez de ser subterráneos, son pequeñas torres afuera de las estaciones de trenes. Ejemplo de esto es el de la ciudad de Meckenbeuren, Alemania con una capacidad para 112 bicicletas y el de Hradec Kralove, República Checa con amplitud para 122 unidades.
 
Te invitamos a ver el video adjunto para admirar cómo trabajan los estacionamientos subterráneos para bicicletas de Japón, así como la galería de imágenes.
 
 

¿Candado para la bici? No gracias, me la guarda el robot.

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos